domingo, 10 de mayo de 2009

Insomnio

La vida cambia, pero siempre hay cosas que vuelven una y otra vez.

Y aquí estoy: a las 3 de la madrugada, sentado en la cama con el portátil, sin poder dormir, escribiendo en un blog del que sólo me acuerdo ocasionalmente; mientras Ingrid Bergman dice Play it Sam, play "As time goes by", los pensamientos vuelan por derroteros que marcan la imaginación, la fantasía y, por qué no decirlo, los deseos.

Al mismo tiempo, mis dedos vuelan por el teclado, pulsando teclas aquí allá, sobre todo "por allá", por donde la tecla de retroceso, mientras intento, sin demasiado éxito, decidir qué palabras serán las que finalmente queden impresas en esta entrada. Sam, I thought I told you never to play... y el resto de la frase se pierde para siempre... como las divagaciones que no me convencen.

Escribo por escribir. Quizás, porque las palabras que quisiera decir se niegan a ser escritas, al igual que se niegan a ser pronunciadas. Quizás porque no tenga sentido decirlas. Quizás porque no me atreva.

If she can stand it, I can. Play it! Y mientras los recuerdos de Bogart viajan por el París de su pasado, mis pensamientos hacen lo propio por el mío, mucho más cercano, eso sí.

La carrera de ayer, las salidas a correr durante las últimas semanas. El "trabajo", la Universidad, mis compañeros, los demás... a veces incluso un poco más lejos. Lo cierto es que en las últimas dos semanas he tenido un popurrí de circunstancias relacionadas con diferentes periodos a lo largo de muchos años. Y lo que me queda.

Pensamientos al vuelo, vueltas en la cama. Más pensamientos, más vueltas, ahora sin cama. Tal vez sea sólo una coincidencia. Tal vez no: tal vez una cosa sea consecuencia de la otra, o tal vez la otra sea la consecuencia de la primera. No lo sé.

De lo que estoy seguro, es que averiguarlo será más difícil que colocar a Wally en la salida de la carrera. Y por supuesto, aún mucho más que encontrarlo.


Aunque tengo una pista importante de lo que me pide el cuerpo. Y tal como me conozco, sé que va a ser un error. Lo confirman los detalles que, caprichosos, van y vienen mientras me debato inútilmente entre el sí y el no. La prudencia y el sentido del ridículo (¿miedo?) dicen no, la impaciencia y, por qué no, el deseo, dicen sí.

Tal vez, y sólo tal vez.

(... I think this is the beginning of a beautiful friendship).

martes, 24 de marzo de 2009

Mi madre y la psicohistoria

Esta tarde al llegar a casa me he encontrado en la cocina un un post-it con una dirección de internet. La dirección me ha parecido familiar a otra que conozco, y por curiosidad, me he ido a ver qué salía en la página.

No existía, lo que, conociendo a mi madre, es un punto a favor de la "familiaridad". Así que decido que en cuanto llegue, le pregunto sobre el tema.

Cuando llega, y le pregunto, me dice que ha oído en la radio que es la página de una empresa de unos "chicos" de la universidad... bueno, matemáticos... que se dedica a simular la vida, y así saber lo que le va a pasar a la gente en el futuro...

Vamos, casi, casi, lo que viene siendo la psicohistoria de Hari Seldon (el de Asimov de toda la vida), sólo que a un nivel individualizado.

Como conozco a mi madre, y sé de qué pie cojea, con lo que me ha contado, enseguida confirmo que mi intuición era buena: la empresa a la que se refiere es la que me imaginaba, en la que trabajan unos amigos bioquímicos, y lo que simulan son entornos celulares para la optimización de procesos bio-productivos y cosas por el estilo.

Y desde luego, nada de saber qué le va a pasar a nadie en el futuro (a no ser que seas una bacteria que viva en un entorno controlado y te metan nutrientes por un tubo para que produzcas cualquiera sabe qué).

Para mi desgracia, a cosas como éstas estoy acostumbrado: tengo asumido que mi madre es una "analfabeta científica" (y que en demasiadas ocasiones, como esta, lo suple con demasiada fantasía)... pero lo que me sigue reventando es que me siga llevando la contraria y discutiendo las cosas porque "lo han dicho en la radio/tele/revistas" (total, yo sólo soy ingeniero, qué voy a saber de nada...).

Hasta le he ofrecido intentar ponerla en contacto con el director de la empresa para que él mismo le explique a qué se dedican... pero no, "en la radio han dicho que...". Cualquiera le saca la idea de la cabeza. Seguro que al final acaba visitando la página, y sigue sin convencerse de que no tiene nada que ver con lo que ella se ha imaginado.

sábado, 21 de marzo de 2009

jueves, 12 de febrero de 2009

"¿Por qué lo haces todo tan bien?"

Eso mismo me han preguntado hoy:

"¿Por qué lo haces todo tan bien? ¡Lo aprendes todo muy rápido, y lo haces genial!"

Ilusos. Si ellos supieran...

viernes, 6 de febrero de 2009

No mola...

... cumplir 30 años, y que encima de regalo te caiga una multa de 80€.

sábado, 3 de enero de 2009

Ultimátum a la Tierra (2008)...

... o cómo cargarse un clásico de la ciencia ficción.

sábado, 20 de diciembre de 2008

Ayer noche, a las tantas, volvía a casa después de una de las tantas cenas que hemos organizado en los últimos meses. Para reducir la probabilidad de encontrarme con controles de alcoholemia, elegí el trayecto de la autovía.

Tal vez sea por las fechas que son, tal vez por el cansancio, pero apenas había subido a la autovía me invadió una sensación de déjà vu, de familiaridad y añoranza de esa escena: una atuovía de noche, luz de farolas sobre el asfalto, y un largo camino por delante, aunque en esta ocasión sólo se tratara de un par de kilómetros.

Lo extraño del caso es que hace bastante que no viajo de noche, pues casi siempre suelo hacerlo de día, aunque aún así, tengo que admitir que sí que hace bastante que no viajo, y que me apetece hacer una escapada a alguna parte, pues este año apenas he "salido".

Tal vez el año que está próximo a entrar me traiga más viajes; tal vez a sitios donde alguien me espere, o quizás incluso con alquien en el asiento del copiloto.